viernes, 9 de marzo de 2012

A pie de calle


Dicen las buenas lenguas que después de la tempestad llega la calma. Me gustaría rectificar, si es posible, y deciros que después de la calma hay que volver a la tempestad. Se han acabado las vacaciones por aquellos parajes paradisíacos y ya de vuelta a la gran ciudad me he perdido por sus enormes avenidas y estrechas callejuelas en busca de nuevas aventuras.

Bangkok es impresionante, es una mezcla de gran ciudad con aires de pueblo pesquero, y nada más lejos de la realidad, ya que el mar por aquí ni se asoma. Sus enormes canales recorren la ciudad y permiten que te muevas por ellos en barcas a motor que puede que me doblen en edad. Bangkok es la ciudad de los rascacielos. Allá donde estés sólo tienes que levantar la vista para toparte con uno de estos gigantes que parece que te quisiera aplastar con sus alargados metros convertidos en casas. Muchas veces he escuchado que la ciudad X nunca duerme. Lo he escuchado de Madrid, de Nueva York y de otras cuantas urbes más, y Bangkok no iba a ser menos. A cualquier hora del día o de la noche la ciudad está viva. Lugareños, turistas, buscavidas, sin techo, gente que madruga para ir a trabajar y trasnochadores laborales que vuelven a casa después de  su turno cuando el gallo anuncia la llegada de un nuevo día. La cuestión es que en cualquier momento aprecias vida en cada rincón, en cada esquina. Una ciudad en la que los perros y los gatos campean a sus anchas; animales callejeros pero respetados. Te puedes encontrar un perro durmiendo en la calle que nadie le va a molestar, simplemente le esquivan. El respeto es una de las bases de esta cultura.
Puestos callejeros que emanan un olor irresistible; comida fresca que espera a ser devorada por los millones de personas que habitan aquí. Puede ser que una ciudad con casi diez millones de habitantes pueda resultar caótica pero este no es el caso. Parece que todo lo que aquí ocurre es por algo. Un sábado me acerqué a unos centros comerciales del centro de la ciudad; no podría decir el número de personas que allí se congregaban pero creerme si os digo que eran cientos de miles; todos en fila, sin empujones, sin gritos. No me lo podía creer. Un caos enorme conviviendo con la mayor de las organizaciones. Lo mejor de todo es que te separas unos metros del barullo y tienes largas avenidas para caminar sin el olor a multitudes de una gran ciudad.
Un país divertido, con cosas tan extrañas como un canal de televisión veinticuatro horas en el que te permiten ver la vida de un oso panda…¡¡¡24 horas viendo a un oso!!! Bueno, supongo que será más ilustrativo que ver a una pandilla de mangantes metidos en una casa jugando al gran hermano… Un país tan divertido como que enfrente de mi casa hay un taller de coches que al caer el sol se convierte en restaurante con una sopa riquísima. Todo son contrastes, todo nuevas sensaciones muy alejadas de la realidad de mi tierra; y eso me encanta.
Y hablando de mi tierra, un nuevo asturiano ha llegado a este mundo. Ya es la segunda vez que me toca estar lejos de los míos cuando la familia crece. Mi querido Miguelín nació ayer, un nuevo miembro en la camada, un nuevo sobrino al que estoy como loco por conocer. Desde aquí envío a mi hermano al que tanto echo de menos, a mi cuñadina, a mi querida ahijada, que me rompe el corazón cada vez que me pregunta que cuando voy a ir a verla, y a esa nueva personita que ha llegado sana y salva y que ya, sin haberlo visto,  ha robado parte de mi corazón, toda la suerte y la mayor de las felicidades en esta nueva vida que acaba de comenzar. Sabéis que aunque esté lejos siempre os llevo dentro de mi, vaya donde vaya siempre estaréis a mi lado.
Intentaré actualizar más a menudo, pero de verdad os lo digo, que es que el tiempo se me escapa de las manos, cada minuto se esfuma sin que apenas pueda dedicaros una simple hora para poneros al corriente de lo que aquí sucede.
Mucha suerte y salud!!






FELIZ FIN DE SEMANA :)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Bss tio ber!!!!!
rgp (turner)

Anónimo dijo...

Grande Ber!!! ya era hora de un poco de actualidad por tu nuevo destino. Un abrazote! Por cierto, por lo que se ve mejor que en India...Ciao!!!
Barba.

Anónimo dijo...

Bien Berna, qué alegría volver a leerte.
¿Y esa mocina? ¿Nativa?
Por aquí se te echa mucho de menos, especialmente estos días, además ya se encarga la enana de recordarte.
Un beso grande
Mica

Anónimo dijo...

Enhorabuena por ése nuevo sobrino al que tienes que venir a conocer.
Veo por lo que cuentas, que te va muy bien y me alegro mucho. Un besin desde Lué.

Noelia dijo...

Cuñadín, cuñadín!!!

Me encanta leer tus historias. Dsd tu tierrina te echamos de menos. Pero me alegra un montón que estes disfrutando tanto. Por aqui todo genial!!! El peque un santo, que te voy a contar salió tan formal como su papí. Y la ahijada para comerla!!!

Lo dicho, muchos besazos!!!!!

Goyo dijo...

Me había perdido el blog nuevo... Disfruta.

Nieves dijo...

Yo que venía para decirte que te echaba de menos y que esperaba que estuvieras bien... Me encuentro con una entrada que se me escapó! Que desastre soyyyyyy!!!

Felicidades por tu nuevo sobrino y me alegra de que te acoplles a esa gran ciudad.
¿24 horas viendo un oso?
Al menos debe de relajar bastante NO?

Un besito y lo dicho, echo de menos leerte :D